Quizás uno de los artistas de las tijeras que más cabezas de famosos haya arreglado en Cuba sea Dorian Carbonell Fernández, dueño del salón de belleza Donde Dorian, especializado en el sexo masculino.

Detrás de cada cambio transgresor en la imagen de una celebridad; el rubio platino que alguna vez tuvo Lionel Messi, las divertidas innovaciones en el cabello de Rihanna o las extensiones de Kim Kardashian, está la mano de un estilista. Su rostro pocas veces aparece frente a cámaras, pero curiosamente el fruto de su trabajo es de los más admirados.

Modelo durante su juventud, Dorian quiso estudiar Comunicación Social en la universidad, pero un buen día descubrió que su verdadera pasión era la barbería, y entonces decidió apostar por ella con perseverancia. Hace siete años abrió en La Habana una peluquería, y su principal mérito es haber llevado a muchos hombres cubanos a tomar más en serio su imagen.

Donde Dorian y los nuevos gustos del hombre de Cuba

Donde Dorian
Fotos: Abel Rojas

Artículos relacionados: Emprender en Cuba hoy: Gilberto Valladares, el hombre detrás del Callejón de los Peluqueros

“Al iniciarme en este mundo me di cuenta de que en Cuba no había un salón de belleza para los hombres a la altura de los destinados a mujeres. En las barberías tradicionales no siempre los arreglos tenían calidad, y algunas habían perdido higiene, pues muchas veces se usaba la misma cuchilla para diez clientes. Yo buscaba marcar la diferencia, y por eso me centré en este mercado aún por explotar”, explica Dorian a PanamericanWorld.

En la casa de este joven emprendedor nació el primer Donde Dorian, que desde el inicio llamó la atención de los jóvenes, la farándula, y también los artistas. Su éxito inmediato le permitió, poco a poco, mejorar sus condiciones de trabajo, hasta lograr un cambio hacia la actual sede, ubicada en la calle 25 de la populosa barriada de Nuevo Vedado. En esta nueva casa, los clientes no solo pueden optar por un corte o decolorado de cabello, sino disfrutar también de tratamientos faciales o un servicio de snack bar.

“Bienvenidos a Donde Dorian, de inmediato los pasaremos al salón VIP, donde se encuentra Dorian”.Nos reciben en la puerta y desde que entramos la experiencia comienza a ser interesante. A ambos lados del pasillo varios estilistas regalan su mejor imagen a los hombres que han decidido visitar hoy el salón de belleza. Atrevidas decoloraciones, cortes asimétricos, estilos más convencionales… de todo uno puede encontrar en cada uno de los sillones. Los clientes pueden optar también por el salón VIP, donde, por un precio mayor, recibirán la asesoría de imagen de Dorian Carbonell.

Las celebridades en Cuba prefieren arreglarse con Dorian

Aunque en la actualidad muchísimas celebridades cubanas se acercan a este espacio para sus cortes habituales de cabello o para replantearse un cambio de imagen, lo cierto es que Dorian llegó a este camino poco a poco, y sin siquiera proponérselo.

Donde Dorian La Habana
Fotos: Abel Rojas

“De más joven yo era muy farandulero, e invertía mucho dinero saliendo. Formaba parte del mundo de la moda, por lo que sabía qué era lo que le gustaba a los jóvenes y cómo querían pelarse. Ahora me estoy quedando calvo, pero antes era muy presumido y me gustaba mucho arreglarme el cabello”, le cuenta a PanamericanWorld este estilista cubano, uno de los más reconocidos del país.

Por su propia vinculación con el mundo de la farándula un día comenzaron a sentarse en el sillón de su barbería varios artistas cubanos (los cantantes Leo Garrido, Raúl Lora, Leoni Torres, El Magnífico, el Yonki, así como diversos bailarines) y aunque le temblaron las manos, Dorian asumió el desafío. Unos fueron llevando a otros, y así la voz de que un estilista cubano podía llevar una imagen diferente se fue corriendo como pólvora.

“Al principio me impresionaba y me ponía nervioso. Pero todo eso trajo como consecuencia que aumentó mi fama, porque cuando arreglas a un artista eso te ayuda con la promoción”, confiesa Dorian, quien reconoce que su mayor destreza está en el trabajo con los hombres, aunque su emprendimiento se ha expandido también hacia el género femenino.

Con la salida al aire de gustados programas televisivos como “Sonando en Cuba”, otro reto le llegó a este artista de las tijeras. Dorian debió trabajar la imagen de los coach y bailarines participantes, en un espectáculo que paralizó a un país entero en horario de alta teleaudiencia.

“Yo trabajo más cómodo con un artista que con un cliente, porque el artista confía en ti como profesional y sabe que la propuesta que le vas a hacer le va a favorecer. El artista sabe que hay momentos en que necesita un cambio, lo mismo para un videoclip, como para transformar su imagen y refrescarla un poco. El resto de los clientes por lo general son más tradicionales”, considera Dorian.

Dorian ha empujado a los hombres cubanos a la peluquería

En las manos de Dorian, cada corte y peinado va definiendo la esencia de un artista. Cada sesión con los clientes dura en dependencia de su complejidad, pero Dorian asegura que, si se trata de un trabajo llamativo, podría tardar hasta tres horas.

Donde Dorian La Habana
Fotos: Abel Rojas

“En el caso del cantante Leoni Torres su estilo suele ser más conservador, aunque de vez en cuando vamos realizando algunos cambios para tratar de variar. El reguetonero Chacal es más agresivo, ya que su imagen es más polémica. Cuando se trata de un cambio de imagen lo decidimos en conjunto. Hay veces que lo propongo yo, y otras lo sugieren ellos”.

“Entre las propuestas estilísticas que distinguen este salón de belleza, una de las más llamativas es el empleo de colores en el cabello de hombres cubanos”, asegura Dorian, mientras una de sus asistentes prepara un tinte de color morado para un chico.

“Diez años atrás que un hombre se diera un tinte era mal visto, pero yo me atreví a hacerlo. Ahora que tenemos acceso a Internet y la gente busca tendencias, es más común que decidan darse un verde, un rosado, un amarillo, o un agrisado. Me gusta combinar colores para hacer una propuesta personalizada”.

Por eso uno de los principales méritos de Dorian es haber llevado a los hombres cubanos a la barbería, cuando muchas veces para el género masculino resulta  más difícil invertir dinero en mejorar su imagen.

“Creo que el hombre cubano también se está haciendo cada vez más cosas en el cabello. No es solo un tinte o un corte lo que buscan en Donde Dorian, sino que trato también de educar a mi clientela en saber que debe usar un champú específico para su cuero cabelludo, o si se hace un trabajo agresivo de colometría, les indico qué tratamiento podemos usar para nutrir otra vez el cabello e hidratarlo”.

Artículos relacionados: Reguetón a la cubana: diez artistas para bailar

Del pez peleador a los orishas: propuestas de un emprendimiento diferente

Otra distinción del trabajo de Dorian es su apuesta por el arte y la diferencia. Lejos de las disímiles barberías y peluquerías que existen hoy en Cuba que buscan fundamentalmente ganancias económicas, este estilista se ha empeñado en desarrollar su lado más artístico, y por eso hoy es referente para el mundo de la estilística cubana.

¿Imaginan una colección llamada pez peleador inspirada en las luchas diarias del cubano? ¿Y otra nombrada Orishas que rescata las raíces afrocubanas? Propuestas como estas han salido de la creatividad de Dorian Carbonell, y no pocos jóvenes las llevan hoy en las calles de la urbe habanera.

“He querido sentirme bien como realizador y diseñador, y para eso he lanzado propuestas como la colección de la temporada pasada, “Peleador”, un pez de muchos colores que para mí tiene muchas similitudes con el cubano, porque es presumido y luchador”.

“La colección más reciente lleva por título “Orishas”, en la que tomé como referencia la religión yoruba. Aquí trabajo más la parte afro, y combino las trenzas con vestuarios modernos. Esta es una colección muy fashion. Está inspirada en los santos, porque juego con los colores de cada deidad”.

El trabajo de Dorian también ha trascendido al mundo de las redes sociales, no solo por contar con espacio en FacebookInstagramPinteresty un sitio web, sino por el reciente lanzamiento por YouTube del primer reality show cubano en esta plataforma.

“Nueva vida” es su nombre, dirigido por Charles Cabrera, y en este programa le hacemos una propuesta de transformación a un joven que necesita cambiar física y estéticamente. Ya salió el primer capítulo en nuestro canal en YouTubey cada 15 días pensamos estrenar uno nuevo”, confiesa Dorian.

Para lo que resta de 2019, una de sus principales proyecciones es abrir un salón de belleza especializado en niños varones, otro nicho por explotar en Cuba, que sin duda tendrá un público ávido de sus servicios. “Estamos en la parte de la inversión, y quizás en tres meses estemos listos”. Además, me asegura que también vendrá una colección al estilo del pez peleador y los orishas, pero que prefiere mantenerla en secreto.

Un mensaje para los emprendedores

Un joven que con antelación sacó un turno para arreglarse en Donde Dorian espera desde hace unos minutos, y casi es momento de terminar el diálogo. “Un placer haberlo conocido”, le digo. “Cerremos entonces con un mensaje para el resto de los emprendedores cubanos: ¿Qué no dejaría de recomendarles?”

“Constancia, disciplina y mucho sacrificio. Cuando comencé mi emprendimiento trabajaba todos los días desde temprano y no paraba hasta las 11 de la noche. Solo descansaba los domingos. La perseverancia y el respeto hacia el cliente son fundamentales. Nosotros los peluqueros tenemos que dar gracias porque nos den la posibilidad de pelar”.